¿Quiénes Somos?

Somos un Ministerio Apostólico y Profético que primeramente nació en el corazón de Dios para nuestra ciudad de Montreal (Quebec), pero también para mostrarse a las naciones. Su principal propósito es el de restaurar vidas, lo cual se traduce no solamente a nivel personal, sino que también en un alcance que va mucho más allá de la persona, porque al restaurar una vida, restauramos una familia, una sociedad, una nación, lo cual permite un avance gigantesco a nivel personal, familiar, social y del Reino de Dios. Hemos sido llamados a impactar a la sociedad en todos sus ámbitos, a través de la verdad de que Cristo es el Todo, y queremos levantar el Nombre de Jesús en nuestra sociedad y en las naciones.


Como iglesia Apostólica y Profética, engendramos la verdad de Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) en los corazones de los creyentes, con el objetivo de formarlos de tal manera que desarrollen todo el potencial que Dios ha puesto en cada uno de sus hijos. Para esto contamos con varias herramientas formativas dentro de nuestra Congregación. Nuestra iglesia fue establecida legalmente el 21 de marzo de 1995 cuando el Apóstol Byron y la Profeta Xiomara Quevedo fueron enviados por el Señor para predicar el Evangelio, iniciando en el sótano de una casa. Aunque el Inicio fue modesto, a lo largo de los años hemos visto cómo se ha manifestado el poder de Dios en nuestro ministerio, de tal manera que ahora somos una congregación de aproximadamente 700 creyentes, cuyas vidas han sido restauradas y transformadas por la labor que Dios realiza a través de nuestro ministerio. Nuestro Señor nos ha dado grandes promesas las cuales estamos dispuestos a alcanzar, ya que somos agentes de cambio y vamos de tiempo en tiempo conquistando los retos que Dios tiene para nosotros.


Nuestra Visión

Nuestra visión está basada en Isaías 61:4 “Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones”. Restaurar, levantar, y en lo referente a ruinas antiguas, hay generaciones que en el pasado han dejado cosas sin concluir, las cuales pueden ser verdades de la Escritura a las cuales se les dejó de prestar atención. La parte de reedificar es volver la Iglesia a la Gloria a la cual Dios nos entregó, una Iglesia completa, una Iglesia de poder, una Iglesia que sabe hacia dónde va y que sabe que tiene que conquistar las naciones para Cristo. Asolamientos primeros: Dios nos llama a conquistar cosas que se han perdido por causa del tiempo, o por causa de la falta de comprensión del tiempo de Dios, ya que El Señor nos dice que nos va a entregar cosas pasadas o que en el principio se establecieron, pero que se dejaron abandonadas. Se restaurarán las ciudades arruinadas: es interesante notar que aquí habla de personas, pero también de Ministerios. Estamos en un tiempo en donde estamos restaurando el Ministerio, no decimos los ministerios porque se habla de uno, que es El Ministerio de Cristo, pero a través de los 5 ministerios que son: Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.