Diaconado

La esencia del departamento del Diaconado es el servicio. En todo el sentido de la palabra, los diáconos son llamados a apoyar en necesidades tanto espirituales como materiales, proveyendo los recursos necesarios en el tiempo en que los miembros se reúnen durante el culto. Los valores como el servicio, la integridad y la fidelidad son el fundamento de este Ministerio. Las funciones que caracterizan al departamento del Diaconado son, entre otras, servir durante el culto, estar vigilantes en todas las áreas y necesidades que surjan y responsabilizarse en cuanto a la limpieza y el orden del templo. Asimismo es un órgano de intercesión que recibe revelación en el tiempo del culto o predicación.


Los objetivos del Diaconado son:

- Que por medio de su servicio el nombre de Cristo sea glorificado.
- Velar por el crecimiento espiritual de cada miembro del departamento, apoyando las habilidades y dones que Dios le ha entregado a cada uno.


Tenemos como ejemplo al Diácono por excelencia, nuestro Señor Jesucristo, quien nos dio el ejemplo de servir a quienes le rodeaban, y no sólo a ellos sino también a aquellos que le dieron la espalda. El diácono es la marca de excelencia de un ministerio o congregación.