Cómo caminar en tu jornada

Cómo caminar en tu jornada

Escrito por - 8 de agosto 2017


Éxodo 33:13-14

Hoy quiero hablarle acerca de la experiencia de un hombre que fue transformado y llevado a una dimensión de gloria. Este hombre entendió lo que todos nosotros con llamado debemos entender: pedirle a Dios que tengamos vivencia en Él. Todos somos distintos, pero tenemos a un mismo Dios. Tenemos los mismos derechos, y podemos estar en los mismos lugares divinos (la altura y la santidad donde Dios habita). Todos los que entienden su llamado, deberían acceder a ese lugar continuamente, pero para ello hay una simple condición: ser una persona quebrantada, humilde de espíritu y de corazón. Es para todos, no solamente los ministros, sin embargo el problema es que no todos hemos comprendido nuestro derecho. 

Este hombre fue alguien de renombre por la historia que marcó. ¿Alguna vez se ha atrevido a negociar con Dios? Si nunca lo ha hecho, quiero animarlo y decirle que es posible hacerlo. Cuando hablo de negociar con Dios estoy haciendo referencia a cosas que son eternas. No negociemos cosas pasajeras o pequeñas. Si a Dios le fascina complacer los deseos del corazón de sus hijos, ¿por qué pedirle lo pequeño? Lo eterno es más importante. Moisés entendió esta dinámica, por lo que halló gracia delante de Dios. Moisés entonces le dijo a Dios: te ruego que me muestres tu camino. En otras palabras le estaba diciendo a Dios: quiero que me enseñes cómo piensas,  entiendes, hablas y también quiero que me enseñes cómo me debo relacionar contigo. En otras palabras le estaba diciendo que le enseñara cómo hablar en el lenguaje de Dios: hablar en fe. Por esa misma razónMoisés halló gracia. 

A nosotros nos dieron la mente de Cristo, y fuimos llamados a ver y oír como Dios ve y oye. Si vamos a caminar con Dios, necesitamos entender cómo piensa Él. ¿De quénos sirve caminar toda esta trayectoria si no entendemos a Dios? Dios no habla en tiempo pasado. Dios no dice ‘talvez’ ni ‘un día’ todo en Él es un sí y un amén. Para entrar en esta dimensión, el Espíritu Santo va a hacer que nuestra mente se expanda, porque nuestra mente es limitada, y necesita salir de ese límite. Empecemos a pedirle a Dios de pensar como Él piensa, tenemos que entrar a otra dimensión. Dios no es fatalista, lo que nosotros podemos llamar por muerto, con una sola palabra, Dios lo trae a vida. Si aprendemos a ver como Dios ve, entonces nunca diremos que algo estámuerto, porque Dios llama las cosas que no son como si fuesen. Dios no piensa como nosotros pensamos

Dios le responde a Moisés: Mi presencia irá contigo. Todo lo que el pueblo de Israel deseóDios se los proveyó. Todo. La presencia había sido reclamada por Moisés para Israel. La presencia de Dios es accesible para todos, pero no todos viven en la presencia de Dios. Quienes viven en la presencia de Dios son aquellos que bendicen a los que están a su alrededor. Moisés bendijo a más de 3 millones de personas porque la presencia de Dios estaba en él. El entendido sabe que todo aquello por lo cual pide tendrá una respuesta, y lo que se levante en contra de él estará vencido. La palabra que saldrá de su boca encontrará una respuesta de favor, y nada le detendrá.  

Lo que necesitamos es presencia de Dios en nuestra casa. Dios les ofreció ese descanso a los hijos de Israel pero solo Moisés la aceptó. La Escritura no nos enseña a afanarnos, ni nos enseña nada que remueva la paz de Dios en nuestras vidas. El lugar seguro que tenemos se encuentra al entrar en el reposo de Dios (Heb. 4:1-12) La falta de fe y la desobediencia son las dos cosas que no nos permiten entrar en el reposo. Si aprendemos esto, el afán dejará de existir. 

¿Qué vamos a oír en ese reposo? Veamos Jeremías 23:18.  Cuando entres en el reposo, se te dará a entender la palabra en el secreto. El enemigo podrá gritar pero tú habrás escuchado al Omnipotente en el reposo. En el reposo sabemos que todo lo que sale de la boca del Omnipotente tiene cumplimiento. De esa manera el hombre puede descansar. Lo que estás buscando lo estás buscando en el lugar equivocado. Lo encontrarás únicamente en el reposo de Dios. Entra en el reposo. Pídele su presencia, pídele pensar como Él piensa y hablar como Él habla y dile que te dé de Su presencia y te aseguro que en pocos días Dios te estará revelando las cosas que tú nunca habías pensado. Pidámosle al Señor que nos muestre sus caminos para conocerle.

Comparte este artículo


En la misma categoría


Una de las grandes verdades de las cuales habla el Apóstol Pablo en el libro de Corintios dice que no desconozcamos las artimañas del maligno. Una de ellas es el temor, el cual…

Apóstol Byron Quevedo

julio 12th, 2017

Los ministros de una congregación (de cualquiera de los 5 ministerios: pastoral, evangelístico, apostólico, profético o de maestro) fueron puestos por Dios para cuidar…

Apóstol Byron Quevedo

julio 5th, 2017

¿Cuánto valoramos la verdad? Una de las razones por las cuales los creyentes no alcanzan la victoria, es porque no le damos el valor a la verdad…

Apóstol Byron Quevedo

enero 17th, 2017

© 1992-2017 Ministerios Restauración. Todos los derechos reservados | Políticas de privacidad