Cómo conocer a Dios

Cómo conocer a Dios

Escrito por - 27 de septiembre 2016


Juan 14:20

Vivimos en un tiempo en el cual muchas verdades se presentan como luz. La biblia misma lo mencionó: en los postreros tiempos, doctrinas falsas de las tinieblas se empezarían a manifestar. La iglesia está en un proceso fuerte y difícil, pero es  responsabilidad de la iglesia manifestar la verdad. Manifestarla a tal nivel que todas las demás teorías sean expuestas como lo que son: mentiras.

Lo cierto es que no hay cristianismo verdadero si no nos sometemos a la palabra de Dios. ‘Si me amáis, guardad mis mandamientos’ dice Juan 14:15. Luego en los versículos 16 y 17 Jesús hace mención del Consolador. ¿Por qué necesitamos al Espíritu Santo? Porque sin Su presencia en nuestra vida, nunca podremos vencer. Necesitamos depender del Espíritu Santo. La presencia de su Espíritu en nuestra vida no está para llenarnos con un sentimiento de bienestar, está ahí para exaltar el nombre de Jesús, que seamos formados a la imagen del varón perfecto. Su función es que seamos conforme a Jesús y que nos lleve a tal dimensión que podamos conocer al Dios de gloria. Más que nunca, nuestra generación necesita depender totalmente del Espíritu Santo. Nuestra vida radica de Su intervención para vivir de manera victoriosa. Conoceremos la verdad teniendo una relación con Él. Entonces, ¿cómo conoceremos a Dios? Primeramente guardando Su palabra. Segundo, teniendo una relación con el Consolador (Espíritu Santo).

Dice el versículo 18 que Jesús no nos dejaría huérfanos; en realidad sin el Espíritu Santo la iglesia estaría huérfana. Ahora, sabemos que desde el momento que aceptamos a Jesucristo como Salvador, el Espíritu Santo llega de inmediato a morar en nosotros.  Es una verdad, sin embargo se convierte en problema cuando la relación con Él se vuelve inactiva. No es posible entrar en la plenitud de Dios hasta entender nuestra necesidad de ser guiados, dirigidos, conducidos, enseñados por el Espíritu Santo. El propósito del Espíritu Santo, es que nos revele la verdad, y empieza el momento que aceptamos que no lo sabemos todo. Toda verdad en nosotros que no ha producido vida, no está viva en nosotros. El versículo 20 del capítulo 4 de Juan es una clave muy importante para conocer a Dios. Dice el texto “en aquel día” es decir, el día que guardes Mi palabra (la palabra de Jesús), y el Espíritu Santo sea tu guía, entonces conocerás la verdad.  Jesús dijo que Él está en el Padre, y así como dice Colosenses 3:3, nuestra vida está escondida en Dios con Cristo Jesús. Tu victoria es que puedas ver esto en tu vida. La gloria del creyente no consiste en que busque su propia tarima para que lo vean. La gloria del creyente es que todos quienes lo rodean vean al Padre. Jesús mismo nunca busco gloria propia, pues todo lo que sufrió y padeció fue para dirigirnos al Padre y para que Él fuese glorificado.

En el versículo 23, Jesús le responde a Judas (no el Iscariote), que quien le ama y guardará Su palabra, el Padre le amará y hará morada con él. Donde sea que estés, si le amas y guardas Su palabra, el hijo y el Padre moraran ahí también. Caminaras en la plena seguridad de que ambos estarán contigo. Todo lo que vivas, todo lo que padezcas, todo lo que ganes o lo que pierdas, pueda ser en la fe del Hijo de Dios, porque tu vida está escondida en Él. Esto se trata de vivir en el poder de Su palabra y que en todo, Dios sea glorificado en tu vida.

Comparte este artículo


En la misma categoría


Hoy quiero hablarle acerca de la experiencia de un hombre que fue transformado y llevado a una dimensión de gloria. Este hombre entendió lo que todos…

Apóstol Byron Quevedo

agosto 8th, 2017

Una de las grandes verdades de las cuales habla el Apóstol Pablo en el libro de Corintios dice que no desconozcamos las artimañas del maligno. Una de ellas es el temor, el cual…

Apóstol Byron Quevedo

julio 12th, 2017

Los ministros de una congregación (de cualquiera de los 5 ministerios: pastoral, evangelístico, apostólico, profético o de maestro) fueron puestos por Dios para cuidar…

Apóstol Byron Quevedo

julio 5th, 2017

© 1992-2017 Ministerios Restauración. Todos los derechos reservados | Políticas de privacidad