Tres verdades de la salvación

Tres verdades de la salvación

Escrito por - 20 de septiembre 2016


Juan 14:6

Nuestro llamado como iglesia es conocer a Jesús y revelarle al mundo quien es Él. Desde el momento que somos escogidos, nuestro llamado es de anunciar a Jesús, no solamente a los hombres en la tierra, sino también a los principados y potestades en las regiones celestes. El propósito de Dios es que Su sabiduría sea dada a conocer a través de nosotros, pues Jesús fue hecho sabiduría por nosotros (1Cor. 1:30).

En Juan 14:6 Jesús dice que Él es el camino, y la verdad y la vida y que nadie viene al Padre si no es por Él. La primera verdad de la salvación es que el evangelio es Jesús. Él no es un camino; Él es el camino. Recordemos que desde Génesis el hombre perdió la dirección de su existencia. El hombre perdió su destino original, pues no había sido creado para morir sino para vivir eternamente. Cuando la palabra dice que Jesús es el camino, está afirmando que el objetivo primordial es de volver al camino de la eternidad que Dios determinó para nosotros. La segunda verdad de la salvación es que Jesús no es una verdad, Él es la verdad. La iglesia ha perdido su camino porque se ha llenado de palabras que no son la verdad. La verdad se llama Jesús, para todo aquel que lo recibe y se somete a Él. Esta verdad está disponible para todos pero nadie puede conocer a Jesús si no se somete a Él. La verdad se recibe en el momento que el hombre (o mujer) acepta a Jesús, y cree en Él. Esto no se trata de nuestra verdad, o de lo que consideremos ser verdad, sino que se trata de Jesús. Cuando yo me someto a Jesús, entonces Él me revela quién es Él. ¿Qué dijo Jesús que se necesita para seguir en pos de Él?: que me niegue a mí mismo, que tome mi cruz, y que le siga (Mc 8:34). El evangelio no puede existir sin la cruz. El que quiera seguir a Jesús debe tomar su cruz y seguirle.

Jesús dijo “Yo soy la vida”, y esta es la tercera verdad de la salvación. Aunque nuestro cuerpo físico se desgaste, el nuevo hombre, el cual está en nosotros en el poder del Espíritu, posee la vida eterna. Esa vida Dios nos la da a nosotros, con una sola condición: que le demos nuestra vida. Quien pierde su vida, la ganará (Mt 10:39). Si vivimos en un constante y glorioso proceso de muerte a toda expectación de nuestra propia naturaleza, entonces viviremos en la vida de Jesús. Pablo dice: Tanta es esta gloria, que nos sentaron en los lugares celestiales junto con Cristo (Ef 2:6). Conviene que yo mengüe, para que Él crezca. Lo glorioso del evangelio es que siendo Jesús el camino, y la verdad y la vida, el Omnipotente otorgó que todo esto fuese expuesto para que en la tierra le conozcamos a Él. La gloria es volver al Padre, es volver a aquello que perdimos, y ahora por Jesús podemos volver a Él. Cuando vengo a conocer a mi Padre, entonces el evangelio deja de ser lo que yo he creído, se vuelve mi existencia, se convierte en mi forma de vida, vuelvo a encontrar al Padre, y en ese encuentro me veo realizado. Esto es el evangelio. Juan 17:3 dice: en esto consiste la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado. Hay un llamado del Señor y es el Espíritu Santo que está llamando a la iglesia para que vuelva al Padre. Él dijo, el que me conoce a mí, conoce al Padre (Jn 14:7).  Nos están llamando. Volvamos a Jesús.

Comparte este artículo


En la misma categoría


Hoy quiero hablarle acerca de la experiencia de un hombre que fue transformado y llevado a una dimensión de gloria. Este hombre entendió lo que todos…

Apóstol Byron Quevedo

agosto 8th, 2017

Una de las grandes verdades de las cuales habla el Apóstol Pablo en el libro de Corintios dice que no desconozcamos las artimañas del maligno. Una de ellas es el temor, el cual…

Apóstol Byron Quevedo

julio 12th, 2017

Los ministros de una congregación (de cualquiera de los 5 ministerios: pastoral, evangelístico, apostólico, profético o de maestro) fueron puestos por Dios para cuidar…

Apóstol Byron Quevedo

julio 5th, 2017

© 1992-2017 Ministerios Restauración. Todos los derechos reservados | Políticas de privacidad